“Álvaro del Portillo rezaba todos los días por la Universidad”

Estándar

Yolanda Cagigas es la directora del Archivo General de la Universidad de Navarra y ha sido la responsable de la elaboración del panel de la exposición que recoge los datos del período durante el cual Álvaro del Portillo fue Gran Canciller de la Universidad de Navarra.

“Un santo en datos” que hoy se traslada a Granada, se ha podido visitar en el hall del Edificio de biblioteca, muy cerca de su despacho.

Yolanda Cagigas–  ¿Qué nos dice el panel de la Universidad de Navarra sobre el trabajo de la universidad durante los años en los que Álvaro del Portillo fue Gran Canciller?

El panel ofrece una imagen del desarrollo de la Universidad durante los 19 años en los que fue su Gran Canciller. Unos datos que no sólo reflejan el crecimiento experimentado, sino también las directrices estratégicas hacia donde la impulsó.

El propio don Álvaro -un universitario con 4 licenciaturas y 3 doctorados-, en 1985 en el Aula Magna de la Universidad, había declarado: “Mis esfuerzos tienden a un solo objetivo: fortalecer, impulsar, hacer que se sigan llevando a la práctica todos los ideales que monseñor Escrivá fomentaba entre vosotros. No tengo otro mensaje que ofreceros, sino el de nuestro queridísimo Fundador”. Muchos datos confirman estos objetivos.

En otra entrada de este mismo blog se ha publicado el panel de la Universidad, ahí pueden verse un conjunto de datos con los que dibujar la medida del justo agradecimiento que la Universidad debe a don Álvaro. Sin embargo, las palabras que el Rector Alfonso Sánchez-Tabernero pronunció durante la inauguración centraron la atención en otro escenario: “Algunos han contando lo mucho que hizo don Álvaro por la Universidad: el impulso a la investigación, el origen del nacimiento del CIMA, etc. Lo más importante que hizo por la Universidad no es tanto lo que indicó, lo que dijo, o lo que hizo, sino ser como era. Cuando tuve la ocasión de estar con don Álvaro, tuve la oportunidad de descubrir a una persona con un coraje increíble, con una magnanimidad sorprendente, con serenidad en medio de las dificultades, con sentido sobrenatural, con espíritu de servicio, con cariño a los demás; como vino mucho aquí, nos dejó el tesoro de su ejemplo; por ser como era actuó como actuó y de eso nos hemos beneficiado todos nosotros”

 – Durante los días de la exposición, ha cambiado de aspecto el hall de la biblioteca de la universidad … ¿Qué decía la gente?

La conserje, por ejemplo, se sorprendió cuando al entrar en el turno de tarde se encontró con la exposición montada. Para nada se imaginaba algo de ese estilo: “parece una premier de cine”, decía. “No sabía que iba a ser beatificado. Te imaginas que van a colocar unas vitrinas una tanto soseras, que va a ser un poco pestiño y entras aquí y ves este montaje. Impacta todo… lo veo muy moderno, me encanta…”

 – ¿Se puede hacer una estimación del número de personas que han visitado la exposición?

Ha sido un goteo constante, siempre que he pasado he visto a gente. Por un lado estudiantes y personas que trabajan en la Universidad. Es el sitio más transitado y aún más durante estas semanas que han coincidido con los exámenes, con las pruebas de acceso a la Universidad y con todas las graduaciones.

Pero había personas muy diferentes: han venido colegios, y gente muy diversa, matrimonios, familias, grupos de todo tipo, y gente que venía a la Universidad con motivo de congresos, jornadas, etc…

Como en el resto de los semicilindros, el de la Universidad también está acompañado de un video que en 3 minutos recoge fragmentos de una entrevista realizada al actual Gran Canciller, monseñor Javier Echevarría. Tú participaste en la grabación…

En cuanto propusimos al actual Prelado del Opus Dei que nos gustaría ir a charlar con él sobre Álvaro del Portillo y la Universidad, nos contestó rápida y positivamente. Queríamos hacer un video muy breve para poner en la exposición y tener el testimonio del actual Gran Canciller sobre su predecesor.

Javier Echevarría y Álvaro del Portillo

Hicimos la entrevista el viernes 4 de abril. Fue en Roma, en el cuarto de estar de su casa, la sede central de la curia prelaticia. Pudimos charlar con él cerca de una hora, en un ambiente muy distendido. Nos contó que don Álvaro se caracterizaba por su humanidad, su sencillez, su cercanía y su interés por todas las personas. Monseñor Javier Echevarría nos dijo que Álvaro del Portillo seguía muy de cerca todo lo relacionado con la Universidad y que todos los días rezaba por el trabajo que aquí se hacía.

Al final, el Gran Canciller nos recordó que tenemos que llenar el mundo de sentido de humor y alegría.

Anuncios

3 comentarios en ““Álvaro del Portillo rezaba todos los días por la Universidad”

  1. Pingback: Un Santo en Datos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s