Radiografía de un servicio

Estándar

De san Josemaría había aprendido Álvaro que uno puede santificarse a través de las circunstancias ordinarias de la vida: del estudio, del trato con la familia, de las aficiones…. Y sobre todo del trabajo.

Desde que conoció el Opus Dei, y especialmente desde que se ordenó sacerdote, ese trabajo se tradujo en servicio a la Iglesia. Un servicio muchas veces oculto, pequeño, silencioso, pero eficaz.

Su trabajo suma muchas horas, muchos kilómetros de viajes, cientos de cartas y un impulso grande para ayudar a los sacerdotes. Por este motivo, alentó dos facultades eclesiásticas, colegios y residencias sacerdotales para contribuir a la formación del clero en todo el mundo.

Uno de los paneles de la exposición trata de plasmar la vida de servicio de Álvaro del Portillo. Datos e imágenes como las que muestra este video:

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s